¿Conoces tu tipo de piel?

¿Alguna vez te has preguntado si los productos que usas son los adecuados para tu tipo de piel? O ¿Por qué a tu amiga le sirvió ese suero y a ti no?

Es muy probable que tu amiga y tú sean de tipos diferentes de piel o que el producto que has utilizado no resuelva las necesidades de tu piel.

Los tipos de piel generalmente están determinados por nuestros genes. Sin embargo, ciertas cosas como factores ambientales y de estilo de vida, la calidad del agua y los desequilibrios hormonales también pueden tener un impacto en la piel.

Cuando conoces tu tipo de piel y el estado en el que se encuentra, sabes cómo cuidarla y amarla. También es más fácil elegir los productos correctos para un skin care efectivo y que resuelva tus necesidades específicas (ya sea tratar deshidratación, signos de envejecimiento, manchas, exceso de sebo, puntos negros, acné, etc).


¿Conoces tu tipo de piel?


La observación es nuestro mejor aliado para saber qué tipo de piel tenemos. Te invitamos a observarla y hacerte éstas simples preguntas:


- ¿Qué aspecto tiene?

- ¿Cómo se siente -al tacto-?

- ¿Cómo lucen tus poros?

- ¿Son habituales las imperfecciones o los brotes de acné en tu rostro?

- ¿En qué partes de tu rostro encuentras brillo?


En este blog te compartimos las características principales de cada tipo de piel para ayudarte a identificar con cuál tienes más características en común. También te daremos algunos tips para cuidarla y consentirla de manera adecuada:


PIEL NORMAL


Aspecto: Aduraznada y tono parejo.

Sensación: Suave, tersa y sin combinación de texturas.

Poros: Cerrados, casi no puedes percibirlos.

Tendencia a imperfecciones: Casi no las hay, porque se encuentra perfectamente balanceada.

Brillo: Es uniforme, pero no excesivo ¡Llamémosle luminosidad!


¿Qué le encanta a este tipo de piel?


Texturas: Leches o emulsiones, sueros ligeros, toners o bálsamos. Esta piel responde muy bien a casi todas las texturas y las asimila adecuadamente.


Activos: Los activos que esta piel busca son aquellos que la ayuden simplemente a mantenerse balanceada, como son la jalea real, vitamina A, o colágeno. Evita productos astringentes que puedan dañar su barrera como el té verde o mentol. El té verde está lleno de antioxidantes buenísimos para la piel y ¡Nos encanta! , pero en este tipo de piel , no es necesario utilizarlo ya que podríamos causar un desequilibrio.


Este tipo de piel es muy poco común, ya que la piel va perdiendo su equilibrio y tiende a ser más seca o más grasa a causa de los hábitos como alimentación, estrés, hidratación y factores externos.



PIEL SECA


Aspecto: Opaca, con pequeñas grietas, escama fina, líneas finas más visibles.

Sensación: Áspera al tacto y tirante.

Poros: Muy poco perceptibles.

Tendencia a imperfecciones: Casi nunca, pero llegan a haber algunos brotes.

Brillo: No, por el contrario, luce marchita.


¿Cómo consentir a esta piel?


Texturas: Las leches o emulsiones tienen una textura que a esta piel le encantará. También cremas que pueden tener una consistencia más pesada, ya que con la necesidad de hidratación y humectación que tiene esta piel, notarás que las absorbe rapidísimo.


Activos: Nútrela con activos como vitamina C , que es portadora de muchísimos antioxidantes. germinado de arroz, ácido hilaurónico y escualano vegetal para hidratar la piel; ceramidas o aloe vera para regenerar, y glicerina o miel por sus poderes humectantes.


Este tipo de piel tiene una gran necesidad tanto de hidratación como de humectación y sobre todo de protección, ya que al encontrarse comprometida la barrera hidrolipídica, se vuelve más propensa a afecciones como la sensibilidad y deshidratación grave. Exfolia de 1 a 2 veces por semana con un exfoliante suave para activar la microcirculación de la piel y así penetre mucho mejor los productos que le pongas.



PIEL GRASA


Aspecto: Brilloso y/ o “grasoso”, más factible a tener lesiones de acné

Sensación: Un poco engrosada, al tacto es “aceitosa” e incluso un poco “pegajosa”.

Poros: Visibles o muy abiertos, generalizados en todo el rostro.

Tendencia a Imperfecciones: Sí. Con frecuencia.

Brillo: Excesivo, generalizado.


¿Cómo cuidar a este tipo piel?


Texturas: A este tipo de piel le caen súper bien las texturas refrescantes como geles, toners; y como buena opción puedes usar emulsiones,o geles. Evita las cremas de texturas muy pesadas.


Activos: Esta piel al estar en constante estrés e inflamación le quedan perfecto activos que regulen su capa bacteriana y disminuyan inflamación, tal como el aloe vera, que calma irritaciones y protege la piel de los factores ambientales. La baba de caracol y la niacinamida te ayudarán a igualar el tono de la piel y desvanecer pequeñas marcas causadas por acné. Además la niacinamida ayudará a controlar el exceso de sebo y a dar una aspecto tensor a los poros.


Para este tipo de piel notarás que entre los activos recomendados se encuentran incluso algunos productos humectantes e hidratantes ¿Para piel grasa? ¡Si! Esta piel también tiene necesidad de hidratación igual que humectación de esta forma le ayudamos a restablecer el balance en la barrera hidrolipídica y evitar afecciones por productos secantes. Exfoliarla 1 a 2 veces por semana con exfoliantes suaves ayudará a mantener las bacterias en orden y disminuir los brotes de acné. Evita sobre-exfoliarla ya que podrías provocar mayor producción de sebo e incluso sensibilidad.



PIEL MIXTA


Aspecto: Brilloso de unas partes y opaco de otras. (Generalmente diferencia muy pronunciada entre nariz, frente y mentón - o “zona T”- con respecto a las mejillas.)

Sensación: Mayormente “aceitosa” en “zona T” y tirante en mejillas.

Poros: Visibles en nariz y zonas alrededor.

Tendencia a imperfecciones: Si, mayormente en “zona T”.

Brillo: Sí, en algunas zonas.


¿Qué le cae bien a este tipo piel?


Texturas: Consientela con leches o emulsiones, geles o cremas de consistencia ligera.


Activos: Esta piel no se decide y ayudarla a balancear y calmar será la mejor opción. Opta por activos como extracto de manzanilla o azuleno que ayudarán a calmar las zonas más conflictivas, centella asiática ya que ayuda a la circulación para que los activos beneficien de manera adecuada la piel y germinado de arroz que por su alto contenido de ácidos grasos Omega 3 y 6 ayudan a revitalizar la piel. También busca productos con ácido hialurónico, ya que te ayudará a mantener la piel hidratada sin congestionar los poros.

Esta piel comparte necesidades a las que te mencionamos sobre piel grasa y seca , lo que la hace un poco complicada es que debemos identificar las zonas conflictivas en nuestro rostro, ya que no siempre la zona “T” será la afectada por el sebo e imperfecciones. Por esta razón al elegir productos con activos mayormente calmantes lograremos que ambos tipos de piel logren convivir y balancearse.



¿Cuál fue el tipo de piel con el que identificaste más puntos en común?


¡En Blossom Rituals tenemos los productos adecuados para cada tipo de piel en nuestra boutique online! Checa hoy los productos recomendados y comienza con tu ritual personalizado. No existe la piel perfecta, pero ¡una piel sana es una piel hermosa!

Si necesitas más ayuda para descubrir qué tipo de piel tienes o mayor información sobre los productos para tu tipo de piel y necesidades escríbenos a: hola@blossomrituals.com

Te ayudaremos a descubrir el ritual adecuado para cuidar y consentir a tu piel como lo mereces.


#BlossomRituals #SelfLoveIsARitual #KoreanBeauty #TuTiempoTuRitual #iloveskincare #CrueltyFree #DobleLimpieza #SkincareCoreano #RutinaSkincare #TiposdePiel #Hidratación #MenosSebo #PorosLimpios #kbeautymexico #bellezacoreana #cuidadodelapiel #PielSana #HealthySkin #HappySkin #PrettySkin


REGÍSTRATE PARA RECIBIR INFORMACIÓN DE NOVEDADES Y PROMOCIONES

Al registrarte con tu correo electrónico aceptas nuestro Aviso de Privacidad

© 2020 Blossom Rituals.